El uso de móviles en los menores acaba llegando cada vez más pronto a la vida cotidiana de éstos

Los padres deben adelantarse también a este hecho. Aprender para enseñar y educar, sacándole provecho para que, se convierta en un beneficio y no en un demonizado artilugio

Según la información recogida en el diario ElDía.es, el uso de móviles por los menores crece hasta el 65,4% en Canarias.

“La inevitable irrupción de las nuevas tecnologías en los hogares requiere ahora de una mayor implicación por parte de los padres para educar a los niños en su correcto uso

Según apunta la noticia, ’La integración de las nuevas tecnologías en la cotidianidad de la vida es inevitable, y cada vez sucede antes el momento de probar por primera vez un dispositivo’.’Esta tendencia está íntimamente relacionada con el auge de los videojuegos en aplicaciones móviles desde que en 2016 eclipsaran el segmento de los juegos tradicionales’.

Es en este punto es donde se cuenta con una de las expertas actualmente en el conocimiento de estas prácticas en los menores. En el complejo estudio que la Dra. Zaira Santana Amador, realiza en la Unidad de Psicopedagogía del Hospital de La Paloma, tiene que lidiar no solo con la postura de los menores ante estos dispositivos, sino también, con la inexperiencia de sus progenitores a la hora de saber manejar las situaciones que se van presentando.

En el mismo artículo, se recoge la opinión de la Dra. Zaira Santana, donde dice lo siguiente:

‘Con estos datos se plantea un escenario para el que muchos padres no están preparados, aunque esa tendencia esté cambiando. Aproximadamente el 84% de los padres españoles son jugadores, pero muchos acaban enfocando de manera inadecuada la educación de los más pequeños. Esto se asienta en dos tendencias principales: «Los adultos sin cultura digital que no quieren aprender, y los que aprovechan la tecnología para poder descansar y no ejercer como tal’

Por esta razón, tanto la psicopedagoga como los expertos en videojuegos, apuestan por pasar más tiempo aprendiendo el lenguaje de los pequeños, educarles en el uso responsable de las nuevas tecnologías e implicarse como compañeros de juego. Lo que en definitiva es «ser padres», y mostrar a sus hijos los pros y los contras de las nuevas tecnologías de la misma forma que lo harían con las drogas o el sexo.

Sin comentarios

Tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba